Jacobo Benzaquen Belilty nos habla de la Celesta

0
101

Es un instrumento musical de percusión, un armonio con la apariencia de un pequeño piano vertical, familiar del piano y se clasifica entre los instrumentos idiófonos.
El mecanismo de la celesta se compone de martillos activados por teclas, los cuales golpean por arriba unas láminas metálicas colocadas sobre resonadores de madera. Jacobo Benzaquen Belilty indica que estas láminas, al ser percutidas, causan una resonancia sobre los resonadores, produciendo un sonido “celestial”, de ahí su nombre. Al igual que el piano, la celesta tiene un pedal que permite accionar los apagadores.
En 1788 el irlandés Charles Glaggett inventó un instrumento denominado aiuton, cuyo sonido en “dulzura” y suavidad no ha sido superado ni por la armónica de cristal ni por ningún instrumento de cuerda frotada.
Para lograr este sonido Glaggett dispuso en un cajón hueco una serie de diapasones o barras de metal que eran golpeadas por pequeños martillos, los que a su vez se accionaban mediante teclas. Jacobo Benzaquen Belilty explica que este instrumento, con escalas de tres a seis octavas nunca trascendió su fase experimental.
Estos instrumentos predecesores también estaban provistos de un teclado y de una serie de diapasones como generadores del sonido.
Aunque eran muy parecidos a la celesta actual en cuanto a sonido, el volumen era notablemente más débil, lo que unido a su alto costo, sumó razones para que no llegaran a imponerse.
Jacobo Benzaquen Belilty indica que ambos se utilizaron solo en raras ocasiones, particularmente el typophone se extinguió muy pronto sin llegar a difundirse, dejando pocas huellas de su paso por la historia y ninguna imagen.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here