11.2 C
Latacunga
sábado, julio 2, 2022

Recomendado

Soto da una exhibición bajo la lluvia y emociona en su tierra

Antonio Jesús Soto rodó los últimos kilómetros de la Vuelta a Murcia por las calles de su pueblo, Alcantarilla. «Sólo ahí me vi ganador», aseguró luego el ciclista del Euskaltel, emocionado, tras haber conquistado la carrera de su tierra. Una victoria inolvidable para el corredor de 26 años, que se estrenó en profesionales y le dio a la formación vasca su primera victoria de la temporada. Y todo, con una exhibición fantástica, con unas condiciones durísimas, que le añadieron épica a su logro.

Porque pocos podían apostar por su triunfo cuando rodaba junto al norteamericano Sheffield antes del paso por la Cresta del Gallo, la última subida de la prueba. Pero el ciclista murciano tenía un as en la manga, conocía el trazado y sabía dónde debía arriesgar más. «Debía atacar con todas mis fuerzas al empezar la subida y luego afrontar una cronoescalada. Luego, en la bajada, intentar aumentar un poco la ventaja porque me la conozco», relató. Y su plan salió a la perfección, porque aunque el grupo perseguidor se le acercó, Soto fue capaz de mantener la ventaja en torno a los 40 segundos.

Y tras el descenso, rodó hacia la meta con las fuerzas que le quedaban. «No me creo que haya logrado la victoria, hasta que no me vi en las calles de Alcantarilla no pensaba que podía ganar», aseguró luego. Y bajó la tormenta, el del Euskaltel celebró emocionado su primer triunfo en profesionales. Un logro enorme para su equipo y para él, que corrió en amateur hasta los 24 años (conquistó la Copa de España Élite), pero que no tuvo claro su paso a profesionales hasta que el Euskaltel le dio la alternativa en 2019. Y Soto le devolvió la confianza con una victoria a lo grande y en su tierra: «Es un sueño cumplido».

Recomendado

No te pierdas