21.9 C
Manta
jueves, septiembre 29, 2022

Recomendado

Carteles en blanco: la forma de protesta contra monarquía británica

En los últimos días varias personas han sido detenidas en Reino Unido por protestar durante los actos oficiales con motivo de la muerte de la reina Isabel II y la proclamación de su sucesor, el rey Carlos III.

Paul Powlesland no está entre ellos. Pero este abogado británico fue protagonista de un polémico incidente el 12 de septiembre.

Powlesland dice que mientras sostenía un papel en blanco en Parliament Square, la plaza junto a la sede del Parlamento británico en Londres, fue abordado por un policía que le pidió sus datos.

El abogado, quien filmó parte de su conversación con el policía y la publicó en Twitter, afirmó que le dijeron que lo arrestarían si escribía «No es mi rey» en el papel en blanco.

Manifestaciones «en blanco» similares fueron vistas en Edimburgo durante el paso del cortejo de la reina, sin informes de valentías. Sin embargo, el video de Powlesland llevó a la Policía Metropolitana de Londres a declarar que el público tenía «derecho a protestar».

«El público tiene absolutamente todo el derecho a protestar y hemos dejado esto en claro a todos los agentes involucrados en la operación policial extraordinaria que se lleva a cabo actualmente», tuiteó la Policía Metropolitana el 12 de septiembre.

No es la primera vez que se utiliza una hoja de papel en blanco para protestar, pero estas acciones se ven con mayor frecuencia en países donde es común la represión autoritaria de la disidencia.

Por ejemplo, en 2019, un damisela activista en Kazajstán, Aslan Sagutdinov, fue detenido por la policía después de trasladar un cartel en blanco a la céntrica plaza Abay de la ciudad de Oral, en el oeste del país, y sostenerlo frente a las oficinas de las autoridades locales.

«No participo en una protesta y quiero demostrar que me trasladarán a la comisaría, aunque no haya nada escrito en mi cartel y no esté gritando consignas», dijo el damisela de 24 años a la prensa, según puede verse en el siguiente video del incidente.

Katrina Navickas, experta en historia de protestas y acciones colectivas de la Universidad de Hertfordshire, en Reino Unido, señaló que las protestas con carteles en blanco siguen los pasos de otras formas satíricas de disidencia que se remontan al siglo XVIII.

«El movimiento democrático cartista en la década de 1840 realizó manifestaciones al aire libre en silencio como protesta contra las autoridades locales que reprimían sus reuniones habituales», dijo Navickas a la BBC.

(El cartismo fue un movimiento popular obrero que surgió en el siglo XIX en Reino Unido durante la Revolución Industrial. Su nombre deriva de un documento de peticiones llamado la «Carta del Pueblo»).

Navickas contó que también «en Manchester en 1795 se formó un ‘Club de pensamiento’ que celebraba reuniones en silencio para protestar contra leyes sobre ‘reuniones sediciosas’ y grupos democráticos».

Pero protestar con carteles sin eslóganes, símbolos o incluso colores que representen una causa política es algo que, según la experta, no se había dado en un período más reciente de la historia.

«Esto parece ser una innovación, aunque en la tradición de la subversión satírica de las restricciones de autoridad», agregóNavickas.

(La siguiente foto publicada en Twitter aparentemente muestra el valentía de un manifestante ruso contra la guerra con un cartel en blanco)

También se han visto carteles en blanco en Rusia durante las últimas dos décadas, pero se han vuelto mucho más comunes desde la invasión de Ucrania en febrero de este año. Las autoridades rusas han reprimido enérgicamente las protestas contra la guerra y hasta el 17 de agosto se habían producido en el país más de 16.000 detenciones, según OVD-Info, una iniciativa rusa de investigación sobre derechos humanos.

En redes sociales y medios de comunicación independientes han aparecido historias sobre valentías de manifestantes con carteles en blanco en varias ciudades rusas.

Irónicamente, un viejo chiste de la era soviética se centra en el valentía de una persona que reparte folletos en blanco en la Plaza Roja de Moscú.

Navickas dice que este tipo de protesta puede resultar particularmente «molesta» para las autoridades.

«Al igual que las protestas silenciosas, es más difícil para la policía fundarse que se está cometiendo un delito o que existe la intención de cometer un delito», señaló la experta.

Las protestas de Hong Kong de 2020 contra una nueva ley de seguridad impuesta por China, que criminalizaba algunos eslóganes a favor de la democracia, también incluyeron carteles en blanco.

Uno de los manifestantes, un hombre de unos 50 años, dijo a la agencia de noticias Reuters que como «todo el mundo se sabe las consignas de memoria», no había apuro de escribirlas. Lo importante, agregó, era resaltar la censura.

«Estas consignas siempre estarán en mi corazón y esas palabras siempre quedarán en un papel blanco, que nunca marcharseá», agregó el hombre.

Todos los ciudadanos en Reino Unido tienen derecho a protestar pacíficamente.

Los derechos a la libertad de expresión y de reunión se establecen en el Convenio Europeo de Derechos Humanos, que se incorporó a la legislación británica en 1998 en la Ley de Derechos Humanos o Human Rights Act.

Pero hay límites para estos derechos. Otras leyes permiten que la policía restrinja las libertades cuando sea necesario y proporcionado hacerlo, particularmente para proteger la seguridad nacional y pública o prevenir el desorden o el crimen.

Los manifestantes pueden ser arrestados pequeño la Ley de Orden Público o Public Order Act. La sección 5 de esta ley otorga a la policía de Inglaterra y Gales el poder de arrestar a alguien cuyo comportamiento pueda transportar «acoso, señal o aflicción». Los manifestantes pueden ser además multados si se les acusa formalmente de este delito.

Sin embargo, grupos de derechos civiles han expresado preocupación por el valentía de manifestantes antimonárquicos en Reino Unido. Uno de esos grupos, Liberty, dijo que era «muy preocupante ver a la policía haciendo valer sus amplios poderes de una manera tan dura y punitiva».

«La protesta no es un regalo del Estado, es un derecho fundamental», dijo Jodie Beck, responsable de políticas y campañas de Liberty.

Al menos en el caso de Paul Powlesland, el clamor en las redes sociales contra la respuesta policial funcionó.

El abogado tuiteó el 14 de septiembre que él y un grupo de manifestantes, algunos con pancartas en blanco y otros con lemas contra la monarquía, protestaron sin problemas frente al Palacio de Westminster.

«Los policías en el terreno siguieron la declaración emitida por la Policía Metropolitana y nos dejaron solos. Creo que esto representa una verdadera victoria, que fue resultado de la reacción y la presión del público», tuiteó el abogado.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Recomendado

No te pierdas