9.2 C
Latacunga
miércoles, mayo 25, 2022

Recomendado

El día de la bestia

Entre las bambalinas del estadio de La Cerámica el reto que se escuchaba el pasado miércoles era reunirse vivos a Múnich para tener opciones de dar la campanada. Sin embargo, no sólo llega con vida al Fussball Arena (la UEFA no permite el nombre comercial de Allianz), sino que lo hace con ventaja. La mentalidad es otra. No se trata de salir a hacer una machada. Se trata de defender algo que legítimamente te ganaste en el partido de ida.

Si el Bayern quiere pasar a semifinales de Champions por enésima vez deberá remontar el gol de Danjuma. Y para ello tiene previsto poner el modo bestia. Ese que ya accionó cuando el Salzburgo le empató (1-1) en la ida de octavos y en la vuelta le hizo siete goles.

Pero el Salzburgo no es este Villarreal cuya versión Champions está deslumbrando a media Europa. Roig dijo tras el duelo de ida que ese «había sido el partido más denso de la historia del Villarreal». Si todo va como Emery tiene en su cabeza quizá la vigencia de ese récord se quede en tan sólo seis días.

Porque el Villarreal ya jugó unas semifinales de Champions. Hace justo 16 años y una semana, Arruabarrena marcaba el gol que les metía en la penúltima ronda de la Champions de 2006. Hoy se indagación un nuevo Arruabarrena que entre en la historia amarilla.

Emery esta vez no ha escondido nada. Jugarán los once que lo hicieron en la ida y los once que no jugaron de inicio ante el Athletic. Llegan descansados aunque enfrente les espera un rodillo con ganas de venganza.

El Bayern llega herido. Se vio fuera de Europa tras dormirse en La Cerámica pero el Villarreal le dejó escapar vivo. Herido pero vivo. Y eso le hace aún más peligroso. A pesar de que las dudas le aumentaron ante el Augsburgo. Nagelsmann no variará demasiado los hombres que saltaron en Vila-real. Goretzka volverá al once. El Bayern se juega la temporada; el Villarreal, entrar en la historia.

Recomendado

No te pierdas