9 C
Latacunga
viernes, mayo 20, 2022

Recomendado

En Ecuador las viviendas sostenibles están en auge, ¿cómo acceder a un crédito para adquirirlas? | Ecología | La Revista

Hay bancos que pueden financiar montos de hasta un millón de dólares para la compra de este tipo de edificaciones en el país.

Álvaro Cedeño cuenta que por varios años estuvo en búsqueda de la “casa perfecta”. Indica que siempre le interesó una vivienda sostenible, es decir, que los materiales para su construcción tengan certificaciones ambientales, que las instalaciones de agua y luz busquen un ahorro de recursos.

En 2019 encontró una ciudadela privada en la vía a la costa en Guayaquil que reunió estos requisitos y se animó a comprarla: “Estaba en planos, pero me arriesgué. Hice el plan de pagos y ahora estoy a la espera del préstamo hipotecario. En marzo ya me la entregarían. Me gustó que incluso hay un bosque privado, los cables son soterrados. Creo que mientras uno pueda reducir su huella de carbono estamos aportando al planeta”, dice.

Álvaro tiene el trámite del préstamo a través del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess). Asegura que la empresa constructora de la ciudadela no solo trabaja con el Biess sino con varios bancos privados.

En Ecuador, de acuerdo con la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca), son cuatro las entidades que tienen dentro de su portafolio el llamado financiamiento verde: ProCredit, Produbanco, Pichincha y Bolivariano. Dentro de este segmento se encuentran los créditos para viviendas sostenibles.

Para obtener este financiamiento, las viviendas sostenibles deben contar con certificaciones ambientales como la otorgada por la Corporación Financiera Internacional conocida como EDGE (Excelencia en el Diseño para Mayores Eficiencias, por sus siglas en inglés) o la Certificación LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental, por sus siglas en inglés).

La certificación EDGE se creó para establecer un nuevo estándar de sostenibilidad en la construcción de edificaciones en países emergentes. Esta certificación cuenta con una calculadora digital donde se ubican las medidas de ahorro de agua, de energía incorporada en materiales del edificio y de energía en general. Al cumplir con al menos 20 % de cada rubro, queda registrado. Un auditor verifica la información y emite el documento. La certificación preliminar se da en diseño y la final al término del proyecto.

Una vivienda sostenible puede alcanzar un ahorro del 50 % en consumo de energía, 40 % en agua, 70 % en residuos sólidos y 39 % en reducción de emisiones de carbono, según la certificación LEED, por ejemplo.

Una vivienda sostenible puede alcanzar un ahorro del 50% en consumo de energía, 40% en agua, 70% en residuos sólidos y 39% en reducción de emisiones de carbono. Foto: Archivo

Para promover este tipo de construcciones amigables con el ambiente “el financiamiento para la compra de viviendas sostenibles es un aliado clave, ya que promueve el desarrollo de los proyectos y la venta de los mismos, al contar con incentivos económicos para personas naturales y asesoría para constructores”, señala José Ricaurte, vicepresidente Banca Minorista de Produbanco.

Generalmente, una vivienda verde se define desde la concepción de su diseño. En este aspecto se consideran medidas como aprovechamiento de la luz natural, uso de materiales con baja energía incorporada y de bajo impacto ambiental, aislamiento de la vivienda, reducción del consumo de energía y agua, y, sobre todo, el confort térmico en su interior.

Además, se toman en cuenta otros aspectos como la iluminación led, sensores de control con iluminación en áreas exteriores, sistemas eficientes de calefacción o refrigeración, ventilación natural, medidores de energía inteligentes, entre otros, dice Francisco Bonilla, coordinador de Créditos de Banco ProCredit.

Nosotros hacemos un análisis técnico de la vivienda, con el fin de determinar los ahorros y asignar las condiciones de financiamiento preferenciales. Si el cliente va a adquirir una vivienda con el certificado EDGE, LEED o alguno similar, se podría automáticamente aplicar las condiciones preferenciales. En el caso de que la vivienda no cuente con el certificado, nuestros expertos técnicos realizan un análisis”, añade.

Desde el año 2012, ProCredit cuenta con una línea de financiamiento verde, denominada EcoCredit, para promover inversiones en eficiencia energética, energías renovables y medidas ambientales. Desde entonces, la institución ha colocado más de $ 160 millones en 1.500 operaciones de créditos verdes. En el caso específico de viviendas sostenibles, desde hace dos años cuando empezaron con este servicio financiero han otorgado un total de 127 créditos, lo que representa $ 14,5 millones.

Edificios se presentan como alternativa de vivienda para los jóvenes en Ecuador

En tanto, Produbanco ha entregado $ 18 millones para la construcción de proyectos con certificaciones de sostenibilidad. En cuanto al producto hipotecario para personas naturales, lanzó al mercado un nuevo producto que contempla un incentivo económico para la operación de crédito hipotecario al comprar una vivienda que cuente con certificaciones ambientales. Para acceder a este beneficio, los clientes deben presentar la certificación ambiental internacional de la vivienda, por ejemplo, la certificación EDGE.

Para los hipotecarios para personas naturales, según la función de pago de cada cliente, Produbanco puede llegar a financiar hasta $ 1′000.000. Ricaurte afirma que apostarle a la compra o construcción de estas viviendas también genera beneficios a futuro, ya que la probabilidad de obtener un mayor valor del inmueble a largo plazo aumenta al ser sostenible.

Tanto Bonilla como Ricaurte coinciden en que la demanda de créditos verdes registra un crecimiento sostenido en la industria local. De hecho, Banco Bolivariano, en noviembre del año pasado, informó que el 50 % de un préstamo de $ 30 millones que recibió por parte del BID Invest lo destinaría para el crédito verde.

¿Cuáles son los requisitos para acceder a un crédito hipotecario verde en Ecuador?

Hay que recordar que cualquier tipo de financiamiento siempre requiere de un análisis financiero personal, a fin de conocer todos los pros y contras de esta importante decisión. Las principales recomendaciones son:

  • Evaluar la capacidad de pago. Lo ideal es cumplir con los mismos criterios de análisis de un crédito hipotecario normal, es decir, la cuota debe representar máximo el 35 % de los ingresos totales del deudor y contar con al menos el 25 % del valor de la casa.
  • Buscar la vivienda adecuada. Este es un paso fundamental, ya que la vivienda debe poseer una calificación o certificación ambiental, según declare el proyecto inmobiliario.
  • El cliente deberá presentar la certificación ambiental de su vivienda o del edificio del bien a adquirir, esta puede ser una certificación EDGE o LEED.
  • El banco realizará el análisis del crédito para definir si el cliente cumple con la capacidad de pago, así también para determinar si el bien cumple las condiciones de una garantía adecuada.

Las decoraciones también pueden ser sostenibles

Dream Home es una tienda que crea muebles de alta calidad y resistencia que ha incluido a su portafolio productos fabricados con Ecoyarn, material proveniente del reciclaje de los envases de Tetra Pak®, que se combinan con telas, cojines y otras fibras, para ofrecer a sus clientes muebles innovadores.

Con más de 1,6 millones de envases Tetra Pak se construye edificio en Bahía de Caráquez

La tienda busca constantemente aplicaciones y diseños que introduzcan materiales sostenibles y que aporten a la construcción de una economía circular a partir de la decoración de interiores.

Dream Home es una tienda que crea muebles de alta calidad y resistencia que ha incluido a su cartera de productos fabricados con Ecoyarn. Foto: Cortesía

Desde su creación, Dream Home experimentó con varias opciones. Patricia Bravo, su propietaria y fundadora, asegura: “Creamos elementos propios y siempre nos esforzamos por tener productos que se diferencien por la calidad y el diseño, además buscamos usar materia prima orgánica y de fuentes naturales; el problema es que no resisten demasiado tiempo en espacios abiertos. El beneficio principal de nuestro mobiliario es que aportamos al cuidado del medioambiente y fomentamos en nuestros clientes una conciencia ecológica”. (I)

Recomendado

No te pierdas