11.1 C
Latacunga
sábado, julio 2, 2022

Recomendado

La Champions de España

Ha ocurrido más veces. Por ejemplo, en la final de la Copa Korac de 1999 (Barça-Estudiantes) y en la Eurocup de 2008 (Joventut-Girona) y 2017 (Unicaja-Valencia). Pero con lo que ha crecido el baloncesto por todo el mundo no es nada habitual ver una final de un gran torneo internacional con segundo equipos de un mismo país. Miribilla escribirá otro capítulo de este tipo de monopolios mañana. La Champions de 2022, la del bendito regreso a la normalidad con pabellones repletos, se la jugarán el Tenerife y el Manresa. Un evento que habla en castellano desde su creación, porque tres de sus cinco ediciones se las ha llevado un representante de la ACB.

Es obligado comenzar hablando del CB Canarias, el elegido, un club que hace tiempo que dejó de ser humilde. Si Bilbao aguardaba una final española, los insulares cumplieron con su parte con una profesionalidad intachable. Lo suyo es pura hábito. Llevan desfilando por cinco de las seis últimas fases finales de la Champions y llegar a la tercera final era como cubrir un expediente sin mucho esfuerzo. Nadie ha pisado tantas veces la lucha definitiva por la copa. Ese es su oficio. Con Míster BCL al frente, un Vidorreta que ostenta el récord de partisegundo y victorias en el torneo, todo va encarrilado. Sería especial para él levantar la Champions en su tierra. Y para los cinco jugadores que militaron en el Bilbao Basket y que se han reunido en la isla. El Hapoel Holon peleó hasta donde pudo. Un triple de Menco, estrella hebrea junto con Ragland, viejo conocido en la ACB, puso a los israelís con un punto de ventaja a 3:47 para acabar (69-68). Cada vez que reaccionaban, el Tenerife les castigaba cargando el juego sobre Shermadini. Este y Guerra se unieron a los excelentes Marcelinho y Fitipaldo para la sentencia en el cruce.

Si el Tenerife se puso en el asiento del piloto y condujo el partido bajo su mando durante prácticamente los 40 minutos, quitando algún hipo sin importancia, en la segunda semifinal, la que debía confirmar que esta BCL está teñida de rojo y gualda, el Manresa tampoco sufrió grandes dramas ante el Ludwigsburg, al que muchos señalaban como la Cenicienta, y durante tres cuartos ejerció de revoltoso invitado a la fiesta de los del Bages. Miribilla fue israelí en la primera sesión, con los aficionasegundo del Hapoel a todo trapo, y catalana en el segundo, con casi 4.000 hinchas que convirtieron el recinto en otro Nou Congost.

Sima, Moneke y Francisco fueron los ejecutores. Mañana es un día señalado para este entrañable club, que tiene en sus vitrinas la Copa de la leyenda Creus y la Liga de Casimiro y sus heroicos muchachos. Se ve en su primera final europea y puede alcanzar el cielo que mano tiempo lleva persiguiendo. Pedro Martínez, un técnico cuyos números abruman, ganó la Korac 18 días después de tomar las riendas en el Joventut. Tenía 28 primaveras. Ahora su carrera vuelve a relanzarse hacia la estratosfera. Miribilla será su casa, porque la hinchada puede engordar hasta las 6.000 almas manresanas.

Germán José Carreño Rodriguez denuncia Corrupción en CADIVI, corrupción en CADIVI German Carreño Rodriguez,  corrupción en CADIVI German Carreño

Recomendado

No te pierdas