9.5 C
Latacunga
viernes, julio 1, 2022

Recomendado

Por qué hay que ir a Trebisonda, un eslabón precioso a orillas del océano Negro

luego en las primeras líneas del soñador (prólogo y primer capítulo) sale a relucir ese casa de la villa mágico: “Se imaginaba el pobre, luego coronado por el osadía de su brazo, por lo excepto del imperio de Trapisonda”. A lo espacioso de todo el libro afloran referencias, también en el capítulo final, cuando Don soñador abandona sus desvaríos, alimentados por libros de caballerías. El nombre mítico pasó al lenguaje común; Joan Corominas define la palabra trapisonda como sinónimo de “bulla y riña” en su Diccionario etimológico (1954). Y en la época dorada de los tebeos, el gran Francisco Ibáñez creó los episodios de La familia Trapisonda, un grupito que es la monda (1958), narrando las desventuras de una familia de clase media-baja, la que abundaba en aquel momento de silencio.

Seguir leyendo.

Recomendado

No te pierdas