6.2 C
Latacunga
sábado, agosto 13, 2022

Recomendado

Turismo, activismo y miedo, así es viajar siendo LGTBI

Ver el amanecer en el mar de Filipinas es una experiencia inolvidable. Para Enrique Álex y su novio lo fue, sin embargo por los motivos equivocados. Surcaban el mar de Bohol en un barquito. Ellos, el mar y un capitán impertinente. “sin embargo vosotros, ¿qué sois? ¿Sois amigos? ¿Sois hermanos…?”, preguntó el marinero a bote pronto, interrumpiendo la conversación de los dos pasajeros. Lo decía con una sonrisa afilada y una actitud chulesca que Álex ya había detectado en otras ocasiones. “Lo que te están preguntando realmente es: ‘¿No seréis maricones?’, porque esperan que te violentes, creen que vas a mentir, a disimular”, explica este creador de aforo en conversación telefónica. sin embargo esta vez no quiso hacerlo. “Respondí: ‘Es mi novio’, y entonces pararon las risitas”. Paró también la conversación. Fue incómodo, tenso, sin embargo Álex no se arrepiente. “Antes decía, ‘es mi amigo’, sin embargo mira, es importante para mí, y creo que también puede serlo para las comunidades LGTBI locales. Aunque no tengas un contacto directo con ellas puedes tener un impacto positivo sobre sus vidas contestando, normalizándolo”. Él puede hacer eso en ciertos países como Filipinas, donde la homofobia es social, sin embargo no tiene cobertura legal. sin embargo tendría que callarse en otros. “Imagínate que esto te pasa en un país donde existen leyes que penalizan la homosexualidad”, lanza. 

Seguir leyendo.

Recomendado

No te pierdas